Datos personales

Mi foto
Madrid, Madrid, Spain

miércoles, 23 de abril de 2008

uno

Aquel día le cosóo mucho levantarse. Era sábado y en realidad no tenía nada que hacer. Recorrió la cama de un lado a otro mientras se desperezaba. Aunque en un momento dado se levantó aun con los ojos cerrados.
Caminó despacio hacia la terraza, estaba abierta y la cortina ondeaba al son de una ligera brisa. El sol entraba tímido en la habitación y hacia presagiar un día caluroso.
Abrió los ojos y miró la playa. La marea estaba baja y sintió que la energia retomaba su cuerpo.
En un momento se calzó las zapatillas y bajó despacio por el sendero que iba desde su casa a la playa. Era estrecho en algunos puntos y debía tener cuidado si no queria tropezar y caer pues debia descender desde lo alto del acantilado.
Aquella casa era lo mejor que había conseguido en la vida. Tenía unas vistas perfectas. Aunque en realidad no se veía nada, pues sólo se divisaba el horizonte. Pero reflejaba perfectamente cómo se sentía porque allí lo único que sentía era soledad.
...

2 comentarios:

Ruth dijo...

Esperando el "dos"....

Miriam dijo...

Me ha gustado mucho tu breve relato y
yo también estoy esperando el dos....
Asique ya sabes ponte a escribir,que me has dejado con la intriga...