Datos personales

Mi foto
Madrid, Madrid, Spain

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Mi caida desde una litera...

..... Bueno, para relajarme un poquito antes de seguir escribiendo sobre los primeros dias en el cole, contare ahora la historia de cuando tenia 10 años y me cai de lo alto de una litera....


Como he dicho yo tenia 10 años y fuimos de vacaciones al Rincon de la Victoria (Malaga) Mi familia y yo ibamos todos los años de vacaciones con una especie de secta-asociacion religiosa-cultural: Las Hermandades del Trabajo. No se exactamente qué eran ni a qué se dedicaban, pero se que era una asociacion cristiana, apostólica y romana, pero algun beneficio social tendría respecto a los trabajadores porque mis padres eran socios y no muy catolicos.... Bueno, eso no lo he entendido y nunca lo entenderé pero en fin....

El caso es que esta asociacion, entre otras cosas tenia residencias de vacaciones, que eran una especie de hoteles pero con menos beneficios (por ejemplo, no tenia servicio de habitaciones y en muchas residencias no habia baño en todas las habitaciones....) Pero al parecer era mucho mas barato que cualquier otro lugar y mi familia se lo podia permitir.....

Me estoy dando cuenta que estoy contando un rollo patatero que nada tiene que ver con mi caida libre pero.....

Bueno, las residencias en cuestion eran un poco cutres y las normas eran un poco estrictas, pero tenian una cosa que no he visto hasta ahora y nos encantaba a todos y es que los niños a partir de una cierta edad, compartian habitacion con otros niños de edades similares y con eso conseguias independencia respecto de tus padres y por otro lado hacias amigos de forma automatica. Toda la gente iba por quincenas, entonces todo el mundo coincidia en fechas de entrada y salida.

Nostoros normalmente ibamos a Chipiona y la verdad es que no puedo imaginarme unas vacaciones mejores. Tenian monitores que hacian actividades con los mas pequeños y tambien organizaban concursos y excursiones para los mas mayores y al final de la quincena se hacia una fiesta de despedida con regalos para todos, entrega de premios y llorera por el final de las vacaciones. Creo que eso marco mi mal rollo por la cancion: "El finaaaaaaal del veranoooooo llegoooooooo y tu partiraaaaaaas... yo no se, hasta cuandooooo" en fin, que siempre me hace llorar.....


Bueno, llegados a este punto empezare a contar mi historia. El caso es que siempre ibamos de vacaciones a Chipiona y siempre nos lo pasabamos genial, pero un dia decidimos cambiar y fuimos al Rincon de la Victoria.

La gracia de ese sitio es que habia unas habitaciones para jovenzuelos enooooormes, creo que tenian capacidad para 16 personas, lo cual era una autentica locura.... Nosotros llegamos un dia antes, se supone que las quincenas van del 1 al 15 y del 16 al 30 o 31. Pues nosotros llegamos el dia 30, con lo cual mi hermana y yo estabamos solas en la habitacion.

Cuando la vimos flipamos en colores, era la primera vez que yo compartia habitacion con mas gente y estaba deseando que aquello se llenara de niñas locas como yo (recuerdo que tenia 10 años y mi hermana 13). La habitacion en si, tenia literas y claro mi hermana y yo lo primero que hicimos fue subir arriba......

Mis padres nos dijeron: "No subais arriba, que os vais a caer...." pero como dormiamos solas pues elegimos el riesgo y la aventura y cada una elegimos por cama la litera de arriba.........

Nos fuimos a la cama tan alegres y contentas por estar solas, por el comienzo de las vacaciones, por la aventura que nos esperaba y por dormir arriba del todo..... todo era emocion........

Lo cierto es que curiosamente ya no recuerdo mas. Pero al dia siguiente tampoco recordaba nada, por mas y mas que me esforce en reconstruir la situacion y por mas que mi hermana me comtaba cosas fui incapaz de sabe que ocurrio.....

bueno, pues ocurrio lo que tenia que ocurrir, mis padres estaban en lo cierto y yo me cai de la litera, con tan buena o mala suerte que aterrice en el suelo con los morros. Yo creo que eso me conmocionó y me hizo efecto anestesia o algo asi, porque no recuerdo nada de lo que paso. Y digo que no se si tuve buena o mala suerte, porque al aterrizar con los morros me parti los dos labios y me rompi un diente, pero por lo menos no me rompi el tabique nasal.....

No se como, llame a mi hermana que no se como no pego un grito enorme, porque al parecer estaba totalmente cubierta de sangre, con la cara abollada y amoratada..... Mi hermana con paciencia y estomago me limpio lo mas que pudo antes de llevarme por un pasillo a oscuras (esto seria de madrugada y ya digo que las normas eran esctrictas, casi casi habia toque de queda) hasta la habitacion de mis padres, y tuvo la delicadeza de limpiarme para que mis padres no se asustaran...... que imagino que lo harian....

El caso es que yo me desperte en la habitacion de mis padres sabiendo porque estaba alli y lo que me habia ocurrido, pero no tengo ni idea que hice durante aquella noche.....

El caso es que el resto de las vacaciones transcurrieron de una forma mas o menos normal..... yo volvi a la mega-habitacion, pero esta vez elegi la cama de debajo de mi hermana (ella, como era mayor, siguio en la litera de arriba) pero no pude comer helados ni nada parecido, los dos labios se me quedaron tiesos por las costras y no los podia mover ni nada ¡casi no podia ni hablar! y comer? como iba a comer si no podia abrir la boca! todo con pajitas y pure... ¡pure en pleno verano! en fin....

lo peor vino luego... se me infecto la encia y tuve que ir 400 veces al dentista, que me atendio genial, pero no veas que dolor........

y esta es mi historia de mi caida libre de la litera......

ya puestos otro dia contare como meti la pierna entre dos rocas y me dieron 9 puntos (¡sobresaliente!)

besitos pa tos!
almudena..

1 comentario:

Carlos Pérez dijo...

Espero que se haya acabado la racha de accidentes, me ha gustado tu artículo.Me recordó mis visitas a Chipiona aunque no tenga que ver con literas. Sin embargo puedo contar las cosas que me aterran en mi blog de El Despertador-poeta vagabundo que es uno de mis blogs.
Un saludo ,
El Despertador