Datos personales

Mi foto
Madrid, Madrid, Spain

viernes, 26 de septiembre de 2008

Todos tenemos a alguien a quien agradecer lo que somos.

¡Hola Amiguitos!

Hace unos días vi un cartel en una parada de autobús que decía algo así como: “Luke Skywalker sería otro Luke Skywalker si no hubiese existido Obi-Wan”. Sólo me dio tiempo a leer eso y lo flipé, pensé que los creativos de publicidad cada vez son más retorcidos a la hora de hacer anuncios.

Ayer pasé andando por otra parada de autobús y volví a ver el cartel. Esta vez lo leí más detenidamente y vi que debajo de lo de Luke y Obi-wan ponía: “Todos tenemos a alguien a quien agradecer lo que somos” y más abajo aún: “Homenaje al maestro”. Eso me dio que pensar.

Efectivamente creo que todos tenemos a alguien a quien agradecer lo que somos. Pero si tengo que pensar en un profesor, ¿en quién pensaría? Primero se me vienen a la cabeza todos los profesores guays, los enrollaos, los que nos ponían películas para pasar el rato, pero después me vienen a la cabeza aquellos que nos hacían pensar.

Recuerdo que en 3º de BUP tuve un profesor de literatura, Manuel, del que siempre me acordaré por la obra de Miguel de Unamuno “San Manuel Bueno, Mártir”. El caso es que en realidad Manuel no me enseñó nada de literatura, de hecho saqué un 0,5 en selectividad, jeje. Pero lo que sí recuerdo de él es el modo en que tenía de dar clase, la forma que tenía de hacer que prestaras atención cuando estaba hablando de la generación del 27, el café Gijón y la Residencia de Estudiantes.

Él en la primera clase de cada curso, y doy fé porque le tuve en 3º, en COU y en reCOU siempre empezaba con la misma charla: “Os voy a dar clase sin hablar de mi vida para no condicionaros. Nunca sabréis si estoy soltero o casado, si soy gay o hetero, cuántos años tengo o de que equipo de fútbol soy”... Bueno, lo del fútbol ha sido cosecha mía, pero siempre decía algo similar. Recuerdo que mi primer año con él pensé: “bah, este es un flipao de la vida que quiere ir de guay y además seguro que nos enteramos de toda su vida antes o después”. Pero al año siguiente cuando nos repitió el mismo discurso en COU me dije: “Efectivamente, chaval, lo has conseguido, no sólo que no sepamos nada de ti, sino que además hayas impartido tus clases de un modo totalmente neutral”. Hombre, sí, eran clases de literatura, pero era literatura de los siglos XIX y XX y en aquella época había mucha carga política así que no era difícil haber explicado las clases dando un enfoque u otro......

A Manuel le recuerdo siempre bien. Sin embargo del que guardo un recuerdo agridulce es de Severiano.

Severiano fue mi profesor de Historia Contemporánea en COU y reCOU. Guardo un recuerdo agridulce porque justamente le cogí el gusto a la asignatura cuando acabaron sus clases. Tiempo después. Cuando eres joven y te explican ciertas cosas no sueles valorarlas en su justa medida y a mí me pasó eso con Historia. Severiano no era un profesor especialmente duro, pero había que trabajar sus clases, vamos, prestar atención y estudiar un mínimo.

A mí aquello de la Revolución Industrial, la Francesa, la Santa Alianza, la Triple Alianza y demás, me sonaba al colegio y la verdad es que no me lo tomé muy enserio. Intentaba estudiar pero era incapaz. Por lo que en mi primer intento de COU suspendí.

Repetí con Historia y no se porque me dije a mi misma: “Este año tengo que aprobar Historia con nota”. Bueno... del dicho al hecho..... La nota más alta que saqué me parece que fue un 6...... y en realidad aquello no era tan difícil, pero.....

Recuerdo que no era tan difícil. Severiano nos daba los apuntes muy bien organizados y nos repartía unas fotocopias donde estaba todo lo importante, lo que pasa es que lo que él quería no era tanto que nos lo aprendiésemos de carrerilla como que aprendiéramos de la Historia. Y eso yo lo he hecho después.

Recuerdo que él siempre decía que la historia se repite y que hay que mirar al pasado para poder mirar al futuro y aquella frase tan bonita de: “Cuando EEUU estornuda el resto del mundo....” jajajaja.... ¡cuanta razón tenía! Y yo sin hacerle caso.....

Eso sí puede sentirse orgulloso de mí. En cierta ocasión que tocaban unas elecciones muchos de nosotros ya teníamos 18 años. La semana de antes tocó charla ética y moral sobre el deber de ciudadano de cumplir con el derecho al voto, sobre todo las mujeres, que tanto os ha costado conseguido... no lo echéis a perder. Votad siempre, sea a quien sea, votad en blanco, nulo, pero votad..... Si solamente recordaseis esto de mis clases ya me sentiría orgulloso de vosotros....

Bueno, pues de mí puedes sentirte orgulloso, Seve. Que siempre votaré.

También recuerdo alguna cosa más de él, como eso, que la historia se repite, que hay que mirar al pasado, etc... y ahora lo comprendo todo..... bueno, llevo unos años comprendiéndolo todo pero ahora por ejemplo que está todo el mundo tirándose de los pelos por la crisis del mundo..... ¿No fue lo mismo que ocurrió con la crisis del 29? ¿No fue precedida por los “Felices 20”? ¿Y qué ocurrió entonces que ha pasado ahora también? Bueno, que me lío y cambio de tema.... El caso es que cuando dejé de tener clases de Seve y empecé a ver la vida tal como era me dí cuenta del tiempo que había perdido sin hacerle caso. Sniff, sniff.....

Hubo otra profesora que marcó mi vida, pero esta fue muy cruel conmigo, aunque en realidad me arregló, pero de qué manera.....

Creo que esa historia la dejaré para otra entrada puesto que esta ya va siendo muy larga y prefiero no enrollarme demasiado, nooooooooo....

Así que dejo para otro día: “El día que aprendí a pronunciar la R”.......

Besitos!

almudena..

2 comentarios:

Miriam dijo...

Ohhh, que entradas tan tiernas te quedan ultimamente....

En cierto modo es cierto que todos tenemos que agradecer a alguien lo que somos, porque siempre cogemos cosas buenas y malas de determinadas personas y eso al fin y al cabo nos va formando nuestro caracter.

Me ha gustado mucho que nombraras a tu profesor de Historia, porque no sé porque motivo, todos al cabo de los años nos acordamos de ese profesor, será porque la historia como bien dicen siempre se vuelve a repetir. También es un asignatura que aunque nos parezca una tonteria cuando la tenemos que estudiar, nos sirve para no cometer los mismos errores del pasado y aún así, si miramos a nuestro alredeor podemos ver en muchos aspectos que hemos fracasado, pero en otros muchos que hemos avanzado...

Y bueno que ya no sé por donde iba y me pierden las palabras...jejeje, que bueno, que es verdad todos tendriamos que agradecer de cierta manera a esas personas que poco a poco nos han ido formando...

Bueno y ya acabo porque yo si que no me quiero enrollar tanto como la titular del blog...jejeje, esa que nos cuenta su vida en capitulos...jajaja



besitos
miriam

Carlos dijo...

La verdad es que mi "época" de estudiante también estuvo llena de profesores que se merecen un homenaje.

Hoy he puesto un post con el mio, y te he enlazado, para que veas si me estiro ;D